Buscar
  • Zulett Villa Reza

CREENCIAS, LOS LENTES POR LOS QUE MIRO

Actualizado: nov 18


LAS CREENCIAS SON IDEAS CON MUCHO PODER Y ARRAIGO QUE NOS INFLUYEN EN NUESTRA FORMA DE ACTUAR Y DE PENSAR


Cuando son creencias poderosas nos empoderan, nos sirven como recursos. Cuando son creencias limitantes nos entorpecen, nos drenan, nos controlan.

Sin duda, este tema que me invita hoy a escribir, está basado evidentemente en mi propia vivencia con respecto a mis creencias, estudios y cuestionamientos acerca de ellas. Me he dado a la tarea de revisarlas y explorarlas. Ahora veo que más que darse la oportunidad, lo que realmente se necesita para trabajar en ellas es ¡valor!, coraje para ver que representará un cambio en forma de dominó, uno que llevará a otro y otro que

llevará al siguiente y así hasta parar en una persona con cambios reales y auténticos que se verán reflejados inevitablemente en todo su entorno.

Todos tenemos creencias que nos limitan y estorban para alcanzar nuestras más preciadas y añoradas metas y, sin duda, todos podemos también lograr lo que anhelamos, las barreras son solo nuestras ideas y pensamientos.

Detectar nuestras creencias, verlas, aceptarlas y modificarlas, nos lleva forzosamente por el camino del progreso, del cambio, la expansión y la madurez; nos lleva a recorrer el camino hacia las personas que queremos ser, y nos pone en la dirección de búsqueda. Hemos de habilitarnos cada vez más en aprender la herramienta de cambiar creencias limitantes en expansivas, potenciadoras, que te den y no que te quiten, que te inviten y no que te detengan, que te lleven a tu propia fuerza interior y desde ahí nazcan ellas mismas, como energía pura, como fuerza vital, como luz, que me conecta con el universo.

Distinguir cada vez con más facilidad las creencias limitantes, observando que desgastan, paralizan, provocan miedo, me lleva a ver con asombro que CREER es algo que hacemos cada día, pocas cosas tienen más relevancia que ésta; es una de las acciones más importantes que realiza un ser humano en su vida, y la mayoría de las veces en total inconsciencia, como si no fuera urgente revisar lo que creo, viendo que desde ahí actúo; como si no fuera importante revisar lo que hago y qué me llevó a hacerlo. Solo actuamos y no vemos que detrás hay una creencia misma que impacta en mí, en los demás, en mi mundo, en mi vida, en mi ser, mi presente y mi futuro. En consecuencia la fórmula más simple para encontrar nuestras creencias limitantes es

viendo qué me detiene a lograr algo que deseo.



¡DE DÓNDE SAQUÉ ESA IDEA ABSURDA!


He escuchado a coachees decir: ¡Qué bueno que me doy cuenta de esto ahorita! o ¡cómo no lo vi antes!, ¡de dónde saqué esa idea absurda!, ¡imagínate si me quedo con esa idea el resto de mi vida! Éstas no dejan avanzar, o nos guían en una dirección que no decidimos con consciencia, como encerrados en los años 50s, con interpretaciones viejas, que ya no son parte de mi actual realidad, que solo me permiten ver una parte de la experiencia, que es producto además de mi cabeza que elabora una representación de esta misma, sin que sean hechos, sin que sean la realidad. Además reafirmando para creer y por tanto crear conductas por ejemplo: " Nunca he sido bueno para las matemáticas...", “ya es demasiado tarde”, “me ha tocado a mí”, etc. y obedeciendo por tanto a esa programación. Siguiendo lo pasos que me llevan derecho a acciones que me indiquen que estoy en lo cierto que " nunca he sido bueno para las matemáticas..." , sintiéndome así poseedora de la verdad y renunciando a lograr nuevas habilidades que me pueden llevar hoy a ser buena en aquello que yo me proponga. Haciendo de esto un círculo vicioso difícil de romper y convirtiendo así mi creencia en un estorbo que me llevará no solo a no analizarlo, sino a continuar atrapada en mi propia programación, como si pusiera un disco en el CD y toca la canción que ponga, sin cambios, solo la toca. De ahí la importancia de verificar todo aquello que creo y también mis fuentes de información. Algunas de las explicaciones a mis creencias son tan absurdas difíciles de sostener, que al actualizarlas me veré sorprendido y con dificultad para yo mismo comprender aquello que en su momento yo creí. Cuando una creencia se instala en mi mente de una manera sólida y consistente, nuestra mente no toma en cuenta las experiencias que no casan con ella. Por ejemplo, si yo creo que no soy buena en mis relaciones con los demás, entonces si alguna vez tuve una relación exitosa, el recuerdo mi mente lo anulará, no lo tomará en cuenta, generando con eso que yo misma lo vuelva a crear.

Esta tarea es solo mía, nadie la puede hacer por mí, yo solo necesitaré cuestionar lo que creo con respecto a mí, a los demás, al mundo, a la vida, a la muerte. Lo que me llevará a ser más responsable de mí y de mis acciones.


CREEER EN NOSOTROS NOS DA EL GOZO DE REGOCIJARNOS DE NOSOTROS MISMOS


Hoy mismo estamos viviendo un cambio de paradigmas, un choque entre el viejo sistema de creencias que nos hizo creer, por ejemplo, que México es pobre, que la mujer es el sexo débil, que los indígenas son ignorantes, etc. Esto es lo tremendamente valioso de este tema, que nos damos la oportunidad de generar nuevas ideas, más actuales, sanas, funcionales, enriquecedoras, generadoras, que promueven el cambio, que nos potencializan, que nos merecemos.

Creer en nosotros nos da el gozo de regocijarnos de nosotros mismos, de lo que somos, de lo que hemos logrado y de lo que podemos lograr. Hay gente maravillosa que ha hecho cosas grandes y aun así no lo cree, no se la cree.

Cuando modificamos nuestras creencias nos convertimos en personas diferentes y vemos que este es otro momento de nuestra vida. Analicemos creencias de nuestros padres que nos han llevado como familia a verdaderos desordenes. Agradezcamos aquellas creencias familiares que nos han llevado a ser familias en desarrollo. Analicemos nuestras propias creencias y veamos con más claridad las de nuestra gente querida.

Cuando yo veo eso me alegro que sean solo creencias, me impacto de ver lo arraigadas que están. Me asombro de saber que se pueden modificar y me esmero en ayudar en eso; como coach es lo que sé que te lleva a cambiar, a vivir, a soñar y a lograr. Me apasiona este tema en su profundidad, sé que es como hablar de algo abstracto que solo con el ampliar de la consciencia comienza a tener forma y solo con valentía y decisión se logra transformar. Me emociona el cambio, y también la conducta humana, por algo llegué a este tema con tanto afán, ambas desencadenan en nuestras creencias. ¿Que significado damos a cada cosa que nos sucede y, por tanto, cómo reacciono ante lo que me sucede? Si tengo una enfermedad ¿qué significado doy a esto?, ¿significa que soy débil? o ¿significa que es un castigo? o ¿significa que tengo la oportunidad de aprender y valorar algo?, gran cosa, ¿cuál es mi interpretación constante en la vida sobre lo que vivo y lo que no vivo?, ¿cuál es la pantalla por la cual yo miro al mundo? ¿Qué me detiene cuando quiero lograr algo?, ¿qué está ahí? ,¿son ideas, son pensamientos, son hechos, son realidades?, ¿son creencias?, ¿me empujan o me detienen?, ¿me acercan a mi meta o me alejan? Solo así lograré saber si son limitantes o poderosas, y sí a mí me ha gustado dedicar tiempo y esfuerzo a ver lo que creo y más aún lo que hoy quiero creer. Como leí alguna vez, estoy en el proceso de decidir lo que quiero creer de hoy en adelante. Y si veo con grandeza que merezco creer cosas que me den valor, paz, armonía; aquéllas que no me den eso necesitarán pasar por un estricto filtro, tal vez no me den eso y no me den nada, y entonces no les daré yo tampoco el beneficio de que sean mis creencias, porque hoy veo con ilusión que solo yo decido qué quiero creer con respecto a todo y, por tanto, me invito a mí misma diario a crecer, a mejorar y prepararme para decidir creer lo mejor que yo pueda, más sabiendo que esto DESEMBOCARÁ directo en mi

ACTUAR.

Creencias es el tema que representa la llave que abre la posibilidad de lograr lo que tú quieras y lo que has soñado. Sin trabas, sin estorbos, sin justificaciones, ni barreras. Claro a cambio requerirá valor para verlas, humildad para reconocerlas, inteligencia para discernir que hacer con ellas, ¿de dónde llegaron o para qué? y firmeza para cambiarlas.

Esa es una de las labores de los coaches, acompañar y empujar a aprender y evolucionar, eso nos saca de nuestra zona de confort y de seguridad por unos momentos, después nos facilita, antes nos dificulta, es el túnel inevitable del cambio, habrá que recorrerlo para actualizarnos y modernizar nuestras creencias, pasar el riesgo y salir del confort a la expansión, teniendo como resultado logros inimaginables y alcances enormes.

Cuidemos no quedarnos atrapados en ideas y creencias de otra época, de otras personas o de otras circunstancias; es seguro que me mantendrá lejos de mi propia expansión. Es primordial dar el salto aunque por unos segundos quede en el vacío, y luego llegue a otro lugar donde en un principio nada es conocido para mí, luego es el lugar donde quería estar, donde merezco estar.










A cerca de la autora

Zulett Villa Reza

_____________


Ser parte de ICT representa un privilegio, una distinción y un gran compromiso para contribuir en mi crecimiento, desarrollo y el de muchas personas más,

representa un espacio donde puedo fluir, dar y recibir,

representa un momento de expansión en mi vida.

16 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo